...
 
...

Lactancia materna

Lactancia materna

La lactancia materna es la forma natural y propia de la especie humana para la alimentación de lactantes y niños pequeños pero ¿qué tanto sabes sobre esta?

 

Calostro

El calostro, la primera leche que se produce cuando inicia la lactancia, es el alimento ideal para un recién nacido. Es muy concentrado, está repleto de proteínas y tiene una alta densidad de nutrientes, por lo que con sólo una pequeña cantidad se puede saciar el pequeño estómago del bebé. También es bajo en grasas, fácil de digerir y cuenta con componentes que inician su desarrollo del mejor modo posible. Y, tal vez lo más importante, tiene un papel fundamental a la hora de crear su sistema inmunitario.

El calostro tiene un aspecto más denso y amarillo que la leche madura. Su composición también es diferente, ya que está adaptado a las necesidades específicas de tu recién nacido.

Beneficios del calostro


-El calostro combate las infecciones


Hasta dos terceras partes de las células del calostro son glóbulos blancos, que protegen contra las infecciones y ayudan a tu bebé a empezar a combatirlas por sí mismo.

Tras abandonar la protección que proporciona tu cuerpo, el bebé necesita prepararse para los nuevos desafíos del mundo que le rodea. Los glóbulos blancos del calostro producen anticuerpos que pueden neutralizar bacterias o virus. Estos anticuerpos son especialmente eficaces contra los problemas intestinales y la diarrea, algo que resulta especialmente importante para los bebés con intestinos inmaduros. 


- Ayuda al sistema inmunitario del bebé y a la función intestinal

El calostro es especialmente rico en un anticuerpo fundamental llamado “sIgA”. Este anticuerpo protege al bebé contra las enfermedades, no pasando directamente al torrente sanguíneo, sino generando un revestimiento en el tracto gastrointestinal.

El calostro también es rico en otros componentes inmunológicos y factores de crecimiento que estimulan el crecimiento de las membranas mucosas protectoras de los intestinos del bebé. Y mientras esto sucede, los prebióticos del calostro alimentan y crean las bacterias “buenas” en el intestino. 

 

- El calostro ayuda a evitar la ictericia

Además de ofrecer protección contra los problemas intestinales, el calostro actúa como un laxante que permite que el recién nacido defeque con frecuencia. Esto le ayuda a vaciar los intestinos de cualquier cosa que haya ingerido durante su estancia en el útero, en forma de meconio, que son unas heces oscuras y pegajosas.

Al defecar con frecuencia, también se reduce el riesgo de que el bebé sufra ictericia. El bebé nace con unos niveles elevados de glóbulos rojos, que llevan el oxígeno a todos los rincones de su cuerpo. Cuando estas células se descomponen, el hígado ayuda a procesarlas, creando un subproducto denominado bilirrubina. Si el hígado del bebé no está lo suficientemente desarrollado como para procesar la bilirrubina, se acumulará en su sistema, provocando la ictericia.

- Vitaminas y minerales presentes en el calostro

Los carotenoides y la vitamina A presentes en el calostro son los responsables de su distintivo color amarillento.

Los primeros tres días son un periodo fundamental para establecer la lactancia.

El calostro también es rico en minerales, como el magnesio, que ayuda al desarrollo del corazón y los huesos del bebé; cobre y zinc, que ayudan a desarrollar su sistema inmunitario.

- El calostro ayuda a tu bebé a crecer y desarrollarse

Tu calostro contiene otra serie de componentes que ayudan al crecimiento y desarrollo del recién nacido. Los científicos aún investigan la función de algunos de ellos.

El calostro mantiene la misma composición hasta unas 30 horas después del parto, tiene un contenido relativamente alto de proteínas porque todos los anticuerpos que contiene son proteínas. Tiene un nivel relativamente bajo de lactosa (el azúcar de la leche), y la grasa tiene una composición diferente a la de la leche madura.

Y dado que el calostro tiene una composición similar a la del líquido amniótico (que tu bebé ha estado deglutiendo y excretando en el útero), es ideal para facilitar su transición al mundo exterior.

Extracción y conservación de la leche materna

Es necesario que todas las madres que amamantan aprendan a sacarse leche ya que será de mucha utilidad para superar problemas que pueden atentar contra el éxito de una buena lactancia.

Son varias las situaciones en las que se pueden recurrir a la extracción, como, por ejemplo:

- Para alimentar al recién nacido prematuro o de bajo peso que está incapacitado aún para tomar directamente del pecho y al que podemos beneficiar con las propiedades de la leche materna que lo ayudarán a recuperarse y ganar peso.

- Para alimentar al bebé cuando la madre reingresa a su trabajo.

- Cuando debe separarse temporariamente del bebé por motivo de viaje, una enfermedad, una intervención que le exige internación o simplemente para ausentarse unas horas por una fiesta especial.

- Cuando necesita aumentar su producción o volumen de leche.

- Para aliviar la congestión de los pechos cuando se cargan demasiado de leche (como suele ocurrir en la primera bajada de leche).

- Para evitar taponamientos de los conductos.

- Para tener éxito en lo que buscamos a través de la extracción es importante comenzar con expectativas realistas. Por ejemplo, saber que la habilidad para extraer leche se aprende, con el tiempo y con la práctica uno va perfeccionando la técnica. También la cantidad de leche que se extraiga variará dependiendo de muchos factores como el momento del día, la habilidad para extraerse, cuán cómoda está en el ambiente donde se extrae la leche, cuán tranquila, etc.

Existen distintas técnicas de extracción y cada madre encontrará la más adecuada para ella y su situación.

Técnicas de extracción de leche

- Extracción manual.

- Extracción con sacaleche manual

- Extracción con sacaleche eléctrico

Extracción manual

- Lavarse las manos con agua y jabón.

- Masajear suavemente el pecho en forma circular ya que esto estimulará la bajada (se puede aplicar un paño de agua tibia unos minutos antes para que fluya la leche).

- Inclinada hacia adelante, tomar el pecho con la mano colocando el dedo pulgar por encima de la areola y el índice por debajo formando una letra C.

- Empujar los dedos un poco hacia atrás (hacia la pared del pecho) y presionar tratando de que el índice y pulgar se junten, sin llegar a la punta del pezón. Repetir rítmicamente.

- Hacer rotar la posición de los dedos para desocupar todos los depósitos. La leche gotea al principio y luego se esparce.

- Cuando la leche deje de salir repetir los pasos con el otro pecho.

Extracción con sacaleche manual

Este sistema permite extraerse leche de un pecho por vez y funciona ejerciendo presión sobre el mismo, a través de una palanca o manija que la mamá maneja para regular la eyección. Es un sistema económico y sencillo de utilizar.

Extracción con sacaleche eléctrico

Los sacaleches eléctricos tienen motor. Existen los de tipo simple o doble.

En el caso de los sacaleche dobles, la extracción puede realizarse simultáneamente en los dos pechos, reduciendo el tiempo que se le destina a esta tarea. Son ideales para quienes necesitan realizar extracciones muy frecuentes.

También pueden ser utilizados para extraerse leche con un solo, pecho.

El sacaleche eléctrico simple presenta características similares al doble, aunque sólo puede utilizarse para un seno por vez. Es recomendable para aquellas mujeres que no necesitan realizarse extracciones frecuentemente.

Para tener en cuenta

El momento ideal para extraerse leche puede ser luego de amamantar. Por ejemplo, si la mamá le da de un solo pecho al bebé, puede hacer la extracción inmediatamente del pecho que no le dio. Si, en cambio, le da de los dos pechos, es conveniente esperar 20 minutos aproximadamente después de la última mamada para que la extracción resulte más fácil.

Las extracciones se pueden juntar en un mismo recipiente independientemente de qué pecho provienen o del momento en el que fueron sacadas. Es decir que si hay un frasquito en la heladera –no en el freezer- con leche extraída anteriormente, se le puede sumar la extracción de ese momento.

Conservación de la leche materna

¿Cómo almacenarla?

La leche extraída se puede conservar de 4 a 8 horas fuera de la heladera a temperatura ambiente en un lugar fresco. Se recomienda conservarla en el refrigerador por un período no mayor a 48 horas. En el freezer puede permanecer entre 3 y 6 meses.

Es conveniente fraccionarla en pequeñas cantidades (60 a 120 ml) y preferentemente en bolsas recolectoras de leche o recipientes esterilizados y con cierre hermético.

No se recomienda utilizar los recipientes que se compran para análisis de orina, esterilizados para urocultivo, porque en general están esterilizados con una sustancia química: óxido de etileno.

Se pueden utilizar envases de vidrio o plástico duro con tapa hermética (hervidos y limpios), frascos (esterilizados al vapor) o bolsas, diseñadas especialmente para el almacenamiento de leche materna, dejando 3 centímetros libres en el envase.

No se recomiendan los frascos con tapas metálicas porque éstas no pueden ser esterilizadas al vapor o en agua hervida ya que se oxidan.

Consejos

Para una lactancia exitosa, es importante verificar que el bebé se prenda bien al pecho de forma que pueda vaciarlo y lograr un aumento en la producción de leche. Además, aumentar la frecuencia de las mamadas ajustará la producción hasta adecuarla a las necesidades del bebé.

Observar al bebé mientras mama porque con una mala adhesión boca-pecho, el bebé no puede estimular bien la mama. También se debe verificar que el bebé se prenda de todo el pezón y parte de la aréola, de manera que pueda vaciar eficientemente los pechos y, por ende, lograr un aumento en la producción de leche.

Aumentar las tomas diarias: La frecuencia de las mamadas, (al menos de 8 a 12 tomas cada 24hs), ajustará la producción automáticamente hasta adecuarla a las necesidades del bebe.

No tomar vitaminas recetadas para el período prenatal, ya que no son las indicadas para el período de lactancia y pueden disminuir la producción de leche.

Procurar descansar el mayor tiempo que sea posible: idealmente una siesta, o 20 minutos de relajación a mitad del día.

Beber bastante líquido 2 o 3 litros por día de agua, jugos, caldos, leche, etc, evitando excesos de té, café, mate o bebidas gaseosas.

Ingerir hasta 6 pastillas de levadura de cerveza (venta libre en casa de dietética y farmacias) o 1.200 gramos de levadura repartidas entre las comidas.



Las marcas Beybies, Pura+ y NrgyBlast pertenecen a Avimex de Colombia SAS. Todos los productos tienen certificaciones de calidad y registros sanitarios vigentes y están manufacturados bajo los más estrictos estándares internacionales. Para poder adquirir nuestros productos puedes acceder a nuestro Shop-On Line. Todas las compras están respaldadas por garantía satisfecho o rembolsado 100%.


Miami ● New York ● Sydney ● Tel Aviv ● Paris ● Madrid ● Milan ● Firenze ● Roma ● Medellin ● Cartagena ● Bogota ● Barranquilla ● Quito ● Guayaquil ● Lima