...
 
...

Tratar la fiebre

Tratar la fiebre

Si tu hijo tiene fiebre, lo primero que debes hacer, es asegugarte de la condición actual de la misma. ¿Está apagado? ¿Está deshidratado? ¿Su temperatura pasa los 38,5 º grados? Entonces, habría que empezar a tratar la fiebre.

Si tiene buen aspecto, juega y no parece afectado, serán innecesarios los medicamentos analgésicos-antitérmicos, aunque tenga fiebre, ya que tratándola no le curamos de nada, solo le aliviamos. Y es que no es necesario tratar la fiebre sino el malestar que pueda producir.
Si la fiebre de tu hijo te ha sorprendido en plena noche o en un día festivo, puedes esperar intentando bajar la fiebre con algunos consejos caseros, antes de recurrir a los medicamentos que el pediatra del niño recetará:

- Mantener al pequeño en una habitación bien ventilada por donde no transite una corriente de aire, a unos 21 grados aproximadamente.
- Quitar la ropa del niño para evitar que la temperatura de su cuerpo suba más. Vístele con algo ligero, preferiblemente de algodón. Si es un bebé, el pañal ya será suficiente.
- Se desaconseja el uso de paños húmedos, friegas de alcohol, duchas o baños para bajar la fiebre porque le puede bajar la temperatura bruscamente y esto es contraproducente.
- Solo hay que usar medicamentos para la fiebre si hay dolor o malestar. Se suele recomendar ibuprofeno y paracetamol (nunca aspirina) y se desaconseja alternar uno y otro porque su eficacia no está demostrada al 100% y corremos el riesgo de equivocarnos.
- Ofrecer una dieta líquida al niño para compensar las pérdidas generadas por el sudor y evitar la deshidratación. Es aconsejable que el niño tome agua mineral, zumos de fruta y caldos ligeros. El suero casero también es indicado principalmente para los bebés.

Síntomas de alarma ante un episodio de fiebre
Existen mitos de las consecuencias que la fiebre puede tener en el niño, como sordera, daño cerebral, ceguera o, incluso, la muerte, pero la fiebre por sí sola no provoca nada de esto, ya que suele ser un síntoma de otra cosa. Por este motivo y, según explican desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, es importante que los padres vigilen si se produce un empeoramiento en el estado del niño (estaríamos quizás hablando de otra situación más peligroso que un episodio de fiebre) y consultar de manera urgente si:

- Se producen manchitas de color oscuro, rojo o morado que no desaparecen al estirar la piel de alrededor.
- Decaimiento, irritabilidad o llanto excesivo difícil de calmar.
- Rigidez en el cuello.
- Convulsión o pérdida de conocimiento
- Dificultad para respirar (respiración muy rápida y agitada, se oyen silbidos cuando respira, marca las costillas y hunde el esternón).
- Vómitos o diarrea persistentes o muy abundantes que causan deshidratación (ojos hundidos, lengua seca, ausencia de saliva).
- Si no orina o esta es escasa.
- En menores de 3 meses, hay que ir al pediatra sí o sí porque son todavía demasiado pequeños, su sistema inmune está muy poco maduro y pueden correr el riesgo de que la infección se propague rápidamente.
- Cuando la fiebre dura más de 2 o 3 días. 


Todos los productos de la marca Beybies tienen certificaciones de calidad y registros sanitarios vigentes y están manufacturados bajo los más estrictos estándares internacionales.
Para hacer compra pueden acceder a nuestro Shop-On Line http://compra.puramas.co/ Todas las compras están respaldadas por garantía satisfecho o rembolsado 100%.


Miami ● New York ● Sydney ● Tel Aviv ● Paris ● Madrid ● Milan ● Firenze ● Roma ● Medellin ● Cartagena ● Bogota ● Barranquilla ● Quito ● Guayaquil ● Lima